• C.L.Bruna

MIS CITAS CON EL ARTISTA. MEJILLONES AL VAPOR



Estuve dudando poner como título a esta Cita "Cambio de planes", pero os habría dado pistas. Prefiero sorprenderos. Por los antecedentes, igual pensáis que, en alguno de los cafés por visitar de mi lista, la carta incluye este sano y apetitoso plato. Pero no es así. La foto igual os sugiere que me volví loca y me dio por cocinar en casa y probar el resultado de mi osadía, jajaja...Pero no es así. Os voy a contar por qué decidí "cambiar mis planes": Todo comenzó según lo previsto. Al quedarme sola en casa toda la semana, tenía la oportunidad de hacer miles de cosas, entre ellas "Mi Cita", con lo que me puse como loca a planificar, según salían los chicos por la puerta. Hice una lista de cosas a comprar y me puse manos a la obra. Pero, como si de una señal se tratase, un vestido rosa chicle se cruzó en mi camino y fue directamente predestinado a lucir en mi Cita con el Artista. Encontraría un lugar muy mono y os contaría, con una pequeña historia, lo que en él me había sucedido. Pero no fue así. Al llegar de nuevo a casa me senté en el sofá y entonces me di cuenta. Pensé que no podía seguir haciendo lo mismo si quería crear algo nuevo. Y para mi lo nuevo es la calma. Así que decidí hacer poco pero disfrutarlo al máximo. Y así me di cuenta que debía hacer consciente mi ejercicio diario. Que por mucho que me gustara hacer deporte, si lo hacía desde la programación y la obligación, nunca conseguiría acabar con mis dolores. Fui consciente en cada movimiento de lo que le pasaba a mi cuerpo. Igual estaba equivocada y no tenía que reforzar aquellos músculos que me suelen doler. Lo mismo era cuestión de fortalecer aquellos que no uso, para descargar un poco a los que más sufren. ¿Y si después los estiraba escuchándolos, a ver que se contaba? Igual detectaba lo que de verdad no iba bien.

Y así me di cuenta de que mi amiga, la que venía a cenar a mi casa esa noche, ya sabe como soy y no espera de mí una suculenta cena, solo quiere estar conmigo y charlar, así solo tuve que prepara mi casa, para que ella se sintiera segura y esperarla, sin más. ¡Que suerte que olvidara algo importante, pues eso hizo que volviera al día siguiente!

Y así me di cuenta de que no me hacía falta preparar miles de propuestas, memorizar conceptos o darle más vueltas a las presentaciones, pues con mi sister el trabajo fluye, desde la complicidad y el respeto. Y así, gracias a mi nuevo concepto de abrirme a lo que pueda pasar sin que yo lo planifique, la vida me regaló una noche de confidencias, filosofía, magia y amor, alrededor de un plato de mejillones al vapor, para cuya elaboración sólo hizo falta perforar la tapa del recipiente y darle un buen calentón.

Y en cuanto a mi "Cita", no ha podido ser mejor. Con mi vestido rosa chicle, me como las sobras de mis no planificadas cenas, sonrío y recuerdo, mientras hago para vosotros este collage de mi semana más consciente.

Termino este documento sentada en el sofá, con la enorme ilusión de ver entrar a los chicos de nuevo por la puerta y con la certeza de haber sabido aprovechar mi tiempo "sin prisa pero con calma".

PD: No sé cocinar, pero no me negaréis lo bonitos que son los colores de mis platos...


0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo