• C.L.Bruna

JUICE WRLD. DESDE EL PARAISO


Si queréis saber por qué escogí este título para hablaros de lo que supuso para mí ver con mi hijo Juan el Documental de HBO Juice WRLD: Into the Abyss (2021), tendréis que quedaros conmigo hasta el final.

Juice WRLD: Into the Abyss (2021) es parte de la serie de documentales Music Box de Bill Simmons para HBO. Dirigido por el cineasta estadounidense Tommy Oliver, explora la vida y los últimos días de este joven y talentoso rapero con imágenes de sesiones de estudio de canciones inéditas, momentos entre bastidores de la gira y emotivas entrevistas con los amigos que dejó atrás.



Cuando mi hijo me insistió para que lo viéramos juntos, intuí que me quería hacer llegar un mensaje. Juan es un chico de 16 años seguro y feliz, con todos los pros y los contra de su edad, pero con una hermosa "profundidad silenciosa". Esa que se aprecia en su mirada, su sonrisa, su adorable tontería, su inmensa empatía. Él sabía que aquí había algo para mi.

En principio parecía otro caso de chico con talento que no es capaz de gestionar su éxito y muere por sobredosis. Pero a medida que íbamos avanzando entendí el por qué de su insistencia, justo en este momento.


Muchas cosas me llamaron la atención: no esperaba ver a un grupo de jóvenes continuamente colocados a base de "jarabe para la tos mezclado con Sprite"; tampoco creía que fuera posible improvisar nueva canciones en una misma sesión; pero con lo que no contaba para nada es con que este chico de 21 años, con su mirada siempre perdida y su estilo, para mi, indefinido, a medio camino entre el hip-hop y el rap, me iba a conquistar de esta manera.


Yo, que siempre he apostado por el indie, el folk, el jazz clásico, la música barroca, la música "desenchufada", no paro de escuchar a un muchacho que salía solo, con su micro, a un escenario vacío sin músicos ni instrumentos.


Jarad Anthony Higgins (nombre real de Juice), mostró su pasión por la música desde niño, tocaba varios instrumentos: el piano, la guitarra, la batería, la trompeta...componía y sobre todo "improvisaba". Pero a esa misma edad también comenzó su adicción a los medicamentos. Como Juice WRLD subió sus primeras canciones a SoundCloud en el 2015. Su meteórica y corta carrera musical nos ha dejado 2 álbumes: “Goodbye & Good Riddance” (2018), “Death Race for Love” (2019) y un número considerable de canciones, como para publicar otros tantos póstumos: Legends Never Die (2020) y Fighting Demons (2021).


Y entre sus versos, demasiados acerca de su adicción y de la certeza de su temprana muerte.




Para mi, el mayor descubrimiento fue el de Jarad como alma bella y creativa que no encajó nunca en este mundo y sin saberlo decidió marcharse. Y es aquí donde mi hijo sabía que este documental iba a enlazar con mi inquietud. Esa que alimentan cada vez más casos, algunos vividos de cerca, de adolescentes con depresión que deciden no continuar aquí, en este mundo absurdo del que me siento responsable de haberles dejado.


Por eso he decidido empezar a cuestionarlo todo. ¿Y si lo que estamos haciendo hasta ahora ya no sirve? ¿Y si a los educadores se les exigiera sacar lo mejor de cada chico, en vez de cumplir con un temario establecido? ¿Y si los padres deberíamos preocuparnos de lo que sienten nuestros hijos en la misma medida en la que lo hacemos de lo que estudian? ¿Y si la motivación positiva es mejor herramienta que la obligación?


Nos referimos a ellos como " una generación sin valores", sin pensar que esos valores que no vemos en ellos son los que nosotros hemos perdido, pues es a nosotros a los que ven actuar todos los días.


¿Y si en realidad esta generación es mejor que la nuestra y lo que le pasa es que no le gusta el mundo que nosotros, los de "la cultura del esfuerzo" les hemos dejado?

A Juice WRLD le apasionaba lo que hacía, era feliz con su música, rodeado de sus amigos y de su novia, con la casa nueva que había comprado a su madre, entonces ¿por qué volvió a engancharse? No creo que lo hiciera por una mala gestión de su éxito, ni siquiera para soportar las largas jornadas de grabación en el estudio o de promociones y giras. El ser creativo no encaja en un mundo que solo valora su arte si se convierte en un producto monetizable.

Cuestiónatelo todo y hazte responsable, eso me repito una y otra vez. Tantos años practicando la respiración silenciosa, "que no se oiga al cantar" y ahora me rindo ante su inspiración sonora, casi como si me hiciera tomar impulso. Como dirían los chicos de Love of Lesbian (Jonh Voy):

"Ahora ya soy otro fan de Juice Wrld"

Para acabar, del mismo modo que en el documental, os dejo con las palabras de su amigo y director de sus videos musicales Cole Bennett:


"El legado de Juice será haber hecho música increíble y atemporal. Ha sido una persona estupenda dentro y fuera del escenario, dentro y fuera del estudio. Ha sido un hombre de familia, alguien que ha amado. Ese chico entiende el amor mejor que muchas personas. Ha sido un ser humano completo. Hay fans de Juice que todavía no han nacido...

Por el resto de nuestras vidas, cada minuto de cada día del resto de nuestras vidas, alguien en el mundo va a estar escuchando una canción de Juice Wrld. Ese es tu legado: dejar tras de ti tu música, tu impacto y tu mensaje".

¡Mi querido Jarad, sonríe, nos vemos en el Paraíso!



Smile (In Loving Memory of Jarad Anthony Higgins JUICE WRLD)

0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo